8 señales de que un comprador está listo para dejar de alquilar.

Muchos inquilinos tienen el sueño persistente de ser dueños de una casa, pero la actitud general es que no funcionará, entonces, ¿por qué intentarlo? La respuesta a estas preguntas podría ayudarlos a comprometerse.

señales listo comprar casa

Alquilar un lugar para vivir puede darte la libertad de moverte cuando quieras y liberarte de las responsabilidades de la propiedad de la vivienda, pero en algún momento, la mayoría de las personas anhelan su propia casa.

Comprar una casa es una buena manera de comenzar a construir seguridad financiera. A medida que pagas la hipoteca, aumenta el valor neto de la vivienda, que es un valioso recurso financiero.

Decidir si alquilar o comprar una casa es una decisión importante. ¿Cómo sabes que estás listo? Aquí hay ocho señales que tu estás listo para cambiar de inquilino a propietario.

1. Estás cansado que suban los alquilares.

Los precios de los alquileres están en aumento en todo el país. En marzo de 2022, el alquiler promedio de unidades de dos habitaciones alcanzó los $2,028 a nivel nacional, $286 (16,4 %) más que en el mismo período del año pasado y $364 (21,9 %) más que hace dos años. El alquiler medio de unidades de 1 habitacion alcanzó los $1659, un aumento de $232 (16,3 %) en comparación con el año pasado y un 17,9 % ($252) más alto desde marzo de 2020.

El aumento de la renta hace que sea más difícil presupuestar los costos mensuales de vivienda y ahorrar para otros objetivos financieros. Cuando el pago del alquiler comienza a parecer una mala inversión y deseas generar capital para el futuro, es hora de averiguar para qué tipo de préstamo tu calificas. Muchos inquilinos están listos para comprar una casa, una vez que son financieramente estables. Muchos están motivados por el orgullo de la propiedad y el deseo de tener más control sobre su vivienda.

Si tú has visto que tu alquiler aumenta de manera significativa y te sientes atrapado en el alquiler, significa que puedes estar inclinado hacia la compra. Con las crecientes tasas de alquiler actuales y las tasas de interés hipotecarias actuales, es probable que tu gasto mensual sea menor en una compra que en un alquiler.

2. Tu puntaje de crédito ha mejorado.

Algunos inquilinos están excluidos de comprar una vivienda porque no pueden calificar para una hipoteca. Un puntaje de crédito bajo es una razón común por la cual los inquilinos no pueden dar el salto a comprar una casa. Un historial de pagos atrasados y demasiadas deudas dañará tu puntaje. Una señal que estás listo para comprar una casa es tener un puntaje de crédito más saludable.

Aunque los prestatarios con un puntaje de crédito tan bajo como 500 pueden calificar para algunos préstamos hipotecarios, se les exigirá que realicen pagos iniciales más altos y paguen tasas hipotecarias más altas. Un buen puntaje de crédito te brinda mejores tasas de interés y términos de préstamo.

Establecer un historial crediticio o recuperarse de un revés crediticio puede llevar tiempo, pero el objetivo de comprar la vivienda sigue siendo realista en esas circunstancias. También puedes solicitar ayuda a una agencia que ofrezca programas de asesoría de crédito, lo que puede hacer una gran diferencia para cualquiera que esté luchando con esa barrera para la compra de vivienda.

Antes de solicitar un prestamo hipotecario, obtén una copia gratuita de su informe de crédito. Para eso, dala clic aquí: www.annualcreditreport.com.

3. Eres bueno manejando deudas.

Otra cosa que los prestamistas observan cuando evalúan a los solicitantes de hipotecas es su relación deuda / ingreso (debt-to-income ratio, or DTI). Esta es una relación que se calcula sumando todas las deudas mensuales y luego dividiendo la suma entre tu ingreso mensual bruto. Cuanto mayor sea tu índice de DTI, mayor será el riesgo que tu representas para un prestamista.

Algunos préstamos convencionales permiten un índice DTI de hasta el 50%, pero muchos prestamistas prefieren un índice de no más del 43%. Si anteriormente tenías un índice DTI alto y desde entonces has pagado algunos saldos altos, estarás en una posición más sólida para obtener una hipoteca.

También tendrás más margen de maniobra en tu presupuesto para invertir dinero en un fondo de emergencia para reparaciones del hogar y otros gastos inesperados.

Mantener bajos los saldos de las tarjetas de crédito y controlar la deuda es beneficioso en muchos aspectos. Es importante tener en cuenta que mantener los saldos de las tarjetas de crédito en o por debajo del 30% del límite de crédito disponible, tiene una influencia muy positiva en el puntaje de crédito.

Puedes utilizar esta calculadora para averiguar tu relación deuda-ingreso: www.bankrate.com/mortgages/ratio-debt-calculator.

4. Tienes suficiente dinero para los costos adicionales de ser propietario de una casa.

Cuando una tubería explota o el aire acondicionado se apaga en una propiedad de alquiler, no tienes que preocuparse por pagarlo; eso es responsabilidad del arrendador. Lo mismo ocurre con los impuestos a la propiedad, el mantenimiento de rutina y el seguro de propietarios.

Ese no es el caso cuando tienes una casa. Todos esos costos son su responsabilidad. Si tus ingresos han aumentado o has podido ahorrar, puede darte cuenta de que tienes suficiente dinero extra para manejar los gastos adicionales de la propiedad de la vivienda.

Claramente, si pones todo lo que tienes en el pago inicial y otros gastos de comprar una casa, entonces no tienes dinero para hacer reparaciones en caso de que surjan. Entonces, es mejor gastar menos en la casa para tener algo de dinero para hacer mejoras y reparaciones.

5. Puedes pagar el pago inicial y los costos de cierre.

Los compradores primarios de vivienda no tienen ingresos de otra casa para ayudar a financiar el pago inicial. Es una de las principales razones por las cuales el pago inicial es el mayor obstáculo para la compra de vivienda.

El requisito del pago inicial depende del tipo de préstamo hipotecario que obtengas. Para préstamos convencionales, generalmente se requiere un 20% de cuota inicial si deseas evitar pagar un seguro privado de hipoteca (PMI). Algunas hipotecas aseguradas por la Federal Housing Administration (FHA), requieren solo un 3.5% de cuota inicial. Fannie Mae y Freddie Mac respaldan algunos productos hipotecarios que requieren solo un 3% de cuota inicial; y los préstamos garantizados por el U.S. Department of Veterans Affairs (VA) y el U.S. Department of Agriculture (USDA) no requieren cuota inicial.

Los inquilinos interesados en comprar una casa deben comparar diferentes programas de préstamos para ver cuál es el mejor para ellos. Además, existen subvenciones y programas para ayudar a los compradores de viviendas con el pago inicial. Actualmente existe una amplia gama de programas para compradores de vivienda: más de 2,500 programas de propiedad de vivienda en todo el país administrados por agencias gubernamentales federales, estatales, del condado o locales, organizaciones sin fines de lucro y empleadores.

Otro gasto para el que debes estar preparado son los costos de cierre, que generalmente equivalen del 2% al 7% del precio de venta de la propiedad. La buena noticia es que algunos costos de cierre son negociables. Considerando que los compradores ponen mucho de lo que tienen en el pago inicial, nosotros -generalmente- intentamos que el vendedor pague algunos de los costos de cierre; incluso si los compradores tienen que pagar un poco más por la casa, no les duele tanto el bolsillo.

6. Estás listo para establecerte en un solo lugar.

La compra de una casa implica una gran cantidad de costos iniciales que puedes tardar algunos años en recuperarlos, por lo que, si anticipas mudarte antes de poder recuperar esos costos, comprar una vivienda podría no ser adecuado para ti.

Ya nadie trabaja en la misma compañía durante décadas, pero un inquilino que está listo para comprar una casa debería tener seguridad laboral. Un trabajo estable significa un ingreso estable, lo que reduce el riesgo de que deje de hacer los pagos de su hipoteca y no pague el préstamo.

Para los hogares de dos ingresos, obviamente el riesgo y la oportunidad son el doble de las situaciones en las que solo hay un asalariado. En un mundo perfecto, los compradores deberían comprar una casa muy por debajo de sus posibilidades para no dedicar gran parte de sus ingresos a la hipoteca y otros costos relacionados.

7. Estás pasando por un cambio importante en tu vida

Muchos inquilinos deciden comprar una casa después de un evento importante de la vida, por ejemplo, casarse. El matrimonio, una familia en crecimiento, un nuevo trabajo, incluso los hijos que abandonan el nido son catalizadores para que las personas compren una casa.

Muchas ciudades de mi estado, Florida, están entre las principales ciudades para criar una familia y jubilarse, así que veo esto de primera mano. Mis propios vecinos en ambos lados son jubilados de Michigan y una familia joven que se mudó desde New Jersey para buscar trabajo.

8. Sabes lo que quieres.

Es inteligente tener una buena idea del área o vecindario en el que deseas vivir y el tipo de hogar que desea antes de comenzar tu búsqueda. Casas, casas adosadas, condominios, cooperativas, dúplex; existen muchas opciones y cada una tiene sus propias consideraciones sobre costos, mantenimiento y disfrute personal.

Si compras un condominio, por ejemplo, no tiene que hacer el trabajo de jardinería, pero además de tu hipoteca, debes poder pagar las cuotas de la asociación de propietarios.

Determina lo que necesita y lo que es más importante para ti. ¿Estár cerca de una buena escuela o a poca distancia de tu trabajo?, ¿No te importa subir y bajar escaleras o prefieres que los vecinos vivan por encima de ti?, ¿Quieres muchas comodidades?

Si te mudaste a una nueva ciudad o estado para tomar un trabajo, podría ser una buena idea alquilar hasta que te hayas familiarizado con el área. De esa manera, es más probable que elijas una casa y un vecindario con el que te sientas bien.

¿Listo para dejar atrás el alquiler?

Antes de comenzar a buscar casas en venta, contrata un Agente de Bienes Raíces, compara precios, pídele a tu Agente que te presente un Agente de Prestamos y obten una preaprobación para una hipoteca. Obtener la aprobación previa te ayuda a saber cuánta casa puedes pagar, qué programa de préstamos es mejor para tu situación y en qué rango de precios debes enfocarse para no sobrepasar tu presupuesto.

Esto establece una expectativa realista de lo que el comprador está calificado para comprar, así como los recursos financieros que se necesitarán para el cierre. Saber esto por adelantado permite suficiente tiempo para ahorrar y probar las restricciones presupuestarias.

Elije un préstamo a tasa fija por 30 años si deseas pagos hipotecarios estables y predecibles. Sin embargo, no olvides que ser propietario de una casa implica mucho más que el pago mensual de capital e intereses de una hipoteca. Los impuestos sobre la propiedad y el seguro para propietarios de viviendas son gastos adicionales que pueden aumentar tus pagos mensuales con el tiempo, al igual que el PMI si tu cuota inicial fue demasiado baja. Luego, también hay costos de reparaciones, mantenimiento y servicios públicos que debes presupuestar.

Mientras evalúa la decisión de comprar una casa, asegúrate de poder alcanzar tus otras metas financieras. Una nueva hipoteca no debería impedirte pagar préstamos estudiantiles y tarjetas de crédito ni ahorrar para la jubilación.
Para que los compradores tengan una buena oportunidad de lograr una gama de objetivos financieros, también deberían tener ahorros de emergencia. Eso se debe a los gastos inevitables asociados con la compra de una vivienda.
solicitar listado casa florida
NUEVO!!!!
Listado de Casas en Venta

Recibe un listado único y exclusivo de las mejores propiedades a la venta en el vecindario o ciudad donde deseas comprar.

Facebook
WhatsApp
Telegram
Twitter
LinkedIn

Leave a Comment

Your email address will not be published.

Scroll to Top