Razones muy personales para comprar una casa

El Poder de expresarte libremente

Si tú has sido inquilino, ya tu sabes que va a pasar:
¡Un tedio!
Las paredes blancas seguirán blancas, la alfombra desgastada cada día se verá peor. 
Terminarás sintiendo verguenza de la vieja lampara del baño.
En otras palabras, estarás afligido por que tu espacio no se parece a ti.
Sin embargo, cuando la casa es tuya, tendrás el poder de dejar tu huella.
Resulta difícil poner en palabras lo que se siente cuando puedes personalizar tu espacio.
Sonrisas, un ambiente distendido donde se respira alegría y felicidad, es quizás la mejor forma de explicar el cambio.
Personas que nunca habían tomado interés en decoración, reparación o jardinería, se encuentran consigo mismo motivados en la mayor creatividad y autoexpresión posible con sus proyectos caseros.
Cuando compra una casa para ti y tú familia, más que habitar en ella, disfrutas la libertad absoluta de imprimir tu propia personalidad y estilo.

¡Sí, Dígale adiós a rentar!

Expresar su personalidad no es la única ventaja de dejar de rentar para convertirse en propietario.
Decir adiós a temas como tener que esperar para que las cosas dañadas sean reparadas, preguntarse si el propietario te subirá la renta o te pedirá terminar el contrato.
Incluso los propietarios mas razonables te pueden sorprender o, vender la propiedad.

Un futuro muy caro!

Si tú pagas $1400 mensuales de alquiler en este momento, en forma aproximada … ¿cuánto vas a pagar en 40 años, asumiendo una inflación promedio (3% anual)
  • $72,500
  • $83,400
  • $94,800
  • Ninguna de las anteriores, porque yo compraré una casa.
Ser propietario de tu casa, reduce el estrés y la incertidumbre de alquilar. 
Tu tendrás el control de cuando mudarte, quienes entran a tu casa y cuando, y que cosa va en cada lugar.
Ciertamente que esto implica mayor responsabilidad; pero en definitiva vas a tener mucha seguridad y beneficios.

La mejor cosa que pude hacer

La mejor cosa que pude hacer a sus 25 años, Ian apenas había sonado con la idea de comprar una casa, él pensaba que, a pesar de tener un trabajo a tiempo completo, era financieramente imposible.
Pero entonces, el propietario le subió la renta.
Ian nos cuenta que busco las opciones de préstamo y -para su sorpresa- el calificaba. 
En un periodo de dos meses, el compro un pequeño apartamento en un primer piso, con un pequeño patio, en un vecindario seguro y, también le gustaba mucho no tener que compartir lavadora y secadora con nadie más.
Pero lo mejor era el sentimiento de independencia de tener un lugar propio: estaba creando “equity”.
Le gustaba saber que estaba haciendo los pagos de la hipoteca para si mismo (que no eran mucho mas alto que la renta anterior), además podía realizar importantes deducciones fiscales.
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest

Déjanos un comentario aquí

Scroll to Top