Beneficios fiscales de comprar una casa.

Cuando compras una casa, tu obtienes varios créditos y deducciones fiscales de algunos gastos relativos a esa compra. Esto puede representar un gran ahorro para ti.

Deducciones fiscales (tax deductions) versus créditos fiscales (tax credits).

Ten cuidado de no confundir una deducción fiscal con un crédito fiscal. Una deducción de impuestos es una cantidad que los contribuyentes que no toman la deducción estándar, sino que “detallan (itemize)” sus deducciones, restan de su ingreso bruto (todo el dinero ganado durante el año) para calcular qué parte de su ingreso está sujeto a impuestos. Por ejemplo, si tu ingreso bruto es de $80,000, califica para una deducción de impuestos de $2,000 y eliges no tomar la deducción estándar ($13,850 para declarantes solteros, $27,700 para declarantes conjuntos o $20,800 para cabezas de familia, en 2023), tu ingreso imponible se reduce a $78,000. Lee “Detalla tus deducciones” más abajo en esta publicación para obtener más información.

Por el contrario, un crédito fiscal es una reducción dólar por dólar en lo que debes por impuesto. Si tu ingreso imponible es de $80,000 y calificas para un crédito fiscal de $2,000, tu ingreso imponible sigue siendo $80,000, pero puedes reducir $2000 de la cantidad que debes por impuestos.

Créditos fiscales.

Como nuevo propietario de vivienda, tu tienes derecho a ciertos créditos fiscales:

  • Créditos para primeros compradores de vivienda. En este momento, todos los créditos fiscales para compradores de vivienda por primera vez han expirado, aunque algunas propuestas estaban activas en el Congreso. Debes estar atento a las noticias y a www.irs.gov.
  • Créditos por ahorro de energía. Los dueños de vivienda que instalen paneles solares, geotérmicos, celdas de combustible, baterías de almacenamiento, o sistemas eólicos para generar electricidad o en algunos casos agua caliente, son elegibles para créditos fiscales. Es un 30% de crédito desde 2022 al 2032, luego declina a 26% para 2033, y 22% para 2034.
  • Crédito fiscal por instalación de cargador de vehículos eléctricos en el hogar, Durará hasta 2032, aunque a partir de 2023 se aplicará sólo en zonas de bajos ingresos o no urbanas. Los contribuyentes pueden solicitar dichos créditos utilizando el IRS Form 5695, Residential Energy Credits. Para obtener más información sobre el crédito, así como la información más reciente sobre elegibilidad y datos de vencimiento, consulta www.energystar.gov.

Desglosa tus deducciones.

Para aprovechar las deducciones de impuestos relacionadas con la vivienda, deberás desglosar (itemize) tus deducciones de impuestos, en lugar de tomar la deducción estándar ($13,850 para declarantes solteros, $27,700 para declarantes conjuntos o $20,800 para cabezas de familia, en 2023). Para la mayoría de las personas, incluidos los propietarios de viviendas, tomar la deducción estándar es más beneficioso. Revisa tus números para ver si tus deducciones detalladas exceden el monto de deducción estándar.

Consejos en materia impositiva.

  • Siempre debes acudir directamente a la fuente. Revisa la Publication 530, Tax Information for Homeowners, disponible en el www.irs.gov. Esta publicación te dará más información detallada sobre los beneficios fiscales de la compra de una vivienda.

  • Mantén buenos registros. Tu podrás aprovechar los beneficios de detallar tus deducciones solo si las conoces y estás preparado para probarlas al IRS, todas ellas, no solo las relacionados con la casa. Manten un archivo de recibos de las deducciones más comunes, como los gastos comerciales no reembolsados (equipos de oficina y viajes); gastos de educación (matrícula y libros); contribuciones de caridad; y gastos médicos no reembolsados. Considera obtener ayuda de un profesional de impuestos, ¡incluso tu reunión podría ser deducible de impuestos!

Interés de la hipoteca.

Una de las mayores deducciones de tu ingreso imponible, si desglosas, será el interés que pagues por la hipoteca de tu vivienda. Puedes deducir los intereses hasta $750,000 de tu deuda hipotecaria, ya seas soltero o casado que presentas una declaración conjunta (pero son $375,000 para casados que presentan una declaración por separado). Esta deducción puede ser particularmente ventajosa durante los primeros años de una hipoteca de tasa fija, cuando la mayor parte de tu pago se destinará a intereses. Está previsto que este límite de préstamo de $750,000 aumente a $1 millón en 2025.

Hasta finales de 2017, algunas familias propietarias de vivienda podían deducir íntegramente el costo de sus primas de seguro hipotecario (PMI). PMI protege la inversión del prestamista si necesita una ejecución hipotecaria; los prestamistas exigen que los prestatarios compren PMI si su pago inicial es inferior al 20% del precio de compra. Aunque la deducción del PMI ha expirado, el Congreso podría renovarla, lo que haría posible que los propietarios de viviendas que desglosan puedan volver a utilizar esta deducción en el futuro. Consulta www.irs.gov/ScheduleA para obtener la información más reciente antes de presentar sus impuestos.

Otros gastos deducibles de impuestos.

Los contribuyentes que desglosan también pueden deducir algunos otros gastos de su ingreso imponible, tales como:

  • Impuesto a la propiedad (property Taxes). Si bien la cantidad varía entre estados y localidades, la mayoría de las personas pagan alrededor del 1% del valor de la vivienda cada año en impuestos estatales sobre la propiedad. Puedes deducir de tu ingreso federal imponible hasta $10,000 de lo que pagas “colectivamente” por impuestos estatales, locales y sobre la propiedad.
  • Puntos de descuento (Points). Esto es un pago adicional (y usualmente opcional) que se hace para reducir la tasa de interés, cuando tú obtienes tu hipoteca. Son deducibles en el año que los pagaste.
  • Intereses de un préstamo para mejoras en una casa. Si tomas un préstamo para hacer mejoras que aumenten el valor de tu casa, prolongan su vida, o mejoran su uso, por ejemplo, añadir un porche o un baño nuevo, tú puedes deducir los intereses de ese préstamo,  hasta $750,000. Pero, tú no puedes deducir los intereses de un préstamo usado para hacer reparaciones normales, tales como pintar la cocina o arreglar una ventana rota, y definitivamente no, si solicitas un préstamo garantizado por tu vivienda para algún fin no relacionado, como facturas médicas.
  • Gastos de oficina en casa. Si tu usas parte de tu casa, exclusiva y regularmente como base de un negocio en casa, tu puedes deducir una porción de los gastos relacionados, incluyendo los costos de algunas reparaciones, incluso cosas como la jardinería en caso de que la apariencia de tu casa sea importante para los clientes que la visitan.

Deducción de ganancia del capital cuando vendes.

A pesar de que parece muy temprano para imaginar que vendas tu casa, debes conocer este importante beneficio fiscal. Conforme la Taxpayer Relief Act of 1997, tu no pagas impuesto por la ganancia del capital por los primeros $250,000 que te ganas si eres una persona soltera, o $500,000 para esposos que declaran sus impuestos en forma conjunta, o $250,000 para propietarios conjuntos.

Para calificar a este beneficio, tú debes (con pocas excepciones) haber vivido en la casa dos de los últimos cinco años antes de vender y haberla utilizado como tu residencia primaria. Muchos compradores primarios de casa utilizan este beneficio fiscal para comprar una modesta casa inicial, luego venden y compran una casa más costosa.

Asegúrate de conservar los recibos de todas las mejoras de tu hogar mientras vivas en la casa. Estos gastos pueden aumentar el costo básico de la casa, disminuyendo la cantidad que el IRS considera tu ganancia cuando vendes.

solicitar listado casa florida
NUEVO!!!!
Listado de Casas en Venta

Recibe un listado único y exclusivo de las mejores propiedades a la venta en el vecindario o ciudad donde deseas comprar.

Facebook
WhatsApp
Telegram
Twitter
LinkedIn
Translate »
Scroll al inicio