Quizás tú has oído personas hablando qué bienes raíces es una gran inversión. Pero ¿Qué exactamente es lo que tu obtienes con esa transacción? La respuesta es múltiple: Tu acumularás “equity”  en lugar de gastar tu dinero en pagar alquiler, tú tendrás un beneficio inmediato representado en un lugar donde vivir y tú tendrás la propiedad absoluta de un activo que -con el tiempo- tiene una buena oportunidad de subir de valor.

Veamos ahora 7 grandes beneficios financieros de comprar una casa:

1. Apalancamiento.

Comprar una propiedad constituye un caso especial donde tú puedes controlar el aumento de valor de tu activo, con una -comparativamente- baja inversión inicial en efectivo (tu cuota inicial o “down payment”). Esto se conoce como “usar el dinero de otro”, porque el prestamista te presta dinero por la diferencia entre tu cuota inicial y el valor actual de la propiedad, con una tasa de interés relativamente baja. Luego, tú vas a obtener el aumento del valor de la propiedad por su valor completo, no solo por el valor de tu cuota inicial.

2. Equity.

Con el tiempo, y asumiendo que tú pagas mensual y puntualmente la hipoteca, empiezan a ocurrir dos cosas: El balance de tu préstamo baja y el valor de mercado de la casa puede subir. La combinación de ambas cosas significa que tu estás acumulando “equity”. “Equity” es el valor de mercado de la casa menos todas las deudas asociadas a la casa. No es fácil encontrar otro tipo de inversión donde puedes pedir prestado una gran cantidad de dinero, pagar una tasa de interés modesta y obtener cada parte de la ganancia para ti mismo.

Ejemplo:

Pedro compra una casa en $300,000 con $30,000 de “down payment” (10%) y una hipoteca de $270.000. Si el valor de mercado de la casa es $300,000, Pedro tienen un “equity” de $30,000 sobre la casa (valor de mercado menos la hipoteca). Unos años más tarde, Pedro ha pagado la hipoteca regularmente y reducido el saldo en $5,000 a $265,000; por otro lado, la casa ha subido de precio a $315,000. Ahora, Pedro tiene $ 50,000 de “equity”: $315,000 menos $265,000. Esto significa $20,000 más que la inversión original.

Por supuesto, el valor de una propiedad no siempre aumenta, de hecho, también puede disminuir, a veces dramáticamente. Afortunadamente, las casas rara vez bajan de valor de forma permanente. Y después de algunas caídas precipitadas del valor a principios de la década de 2000, la apreciación de la vivienda en 2023 estaba a un promedio alrededor del 5.4% anual, según el S&P/Case Shiller Home Price indexes.

3, Es mejor que pagar alquiler.

Una buena parte del dinero que tú vas a utilizar para financiar tu casa es el dinero que ya estás gastando -de todos modos- en alquiler. Cuando tu compras una casa, ese dinero va hacia tu propia inversión.

4. Tu puedes vivir en tu inversión.

A algunas personas les gusta llamar a una hipoteca un plan de ahorro forzoso, porque te obliga a ahorrar un poco de dinero cada mes en forma de pago de la hipoteca; dinero que, con un poco de suerte, recuperarás cuando vendas la propiedad. Por otro lado, podrías llamarlo un plan de inversión inteligente, porque te brinda un techo sobre tu cabeza y una forma de convertir tu efectivo en un activo potencialmente apreciable.

5. Tu puedes pedir prestado de tu propia inversión.

Con el tiempo, a medida que aumenta el valor líquido de tu vivienda, puedes pedir prestado a tasas de interés relativamente bajas, utilizando un préstamo sobre el valor líquido de la vivienda con un HELOC (siglas en ingles de Home Equity Line of Credit). También se las conoce comúnmente como una “segunda hipoteca”.

Las tasas de interés de estas tienden a ser más altas que las de las hipotecas primarias, pero más bajas que las de las tarjetas de crédito típicas. El dinero prestado se puede utilizar para diversos fines, como mejoras en el hogar, matrícula universitaria o un automóvil.

Por supuesto, existen riesgos: si incumples y tu casa entra en ejecución hipotecaria (foreclosure), el prestamista es el segundo en recibir el pago con las ganancias de la venta de tu casa, después del titular de la primera hipoteca.

6. Es un símbolo de solvencia.

Desde la perspectiva de tu récord crediticio (“credit score”), una hipoteca es vista como una “deuda buena”. Cuando tú pagas responsablemente tu hipoteca, las compañías de reporte de crédito lo asumen como una señal que tú eres responsable y capaz de manejar deudas de largo plazo; y esto puede ser especialmente útil para -más adelante- solicitar préstamos de automóviles, para negocios, estudios, etc.

7. La casa es tuya.

Hay un beneficio obvio en comprar una casa: Te conviertes en “propietario”, y cuando la hipoteca sea pagada por completo, tu no tendrás que pagar por un lugar donde vivir. Por el contrartio, si te mantienes como inquilino en el mismo lugar por 30 años, al final de ese periodo tu tendrás que seguir haciendo cheques mensuales de pago de renta a favor del “propietario”.

solicitar listado casa florida
NUEVO!!!!
Listado de Casas en Venta

Recibe un listado único y exclusivo de las mejores propiedades a la venta en el vecindario o ciudad donde deseas comprar.

Si te gustó, comparte:

Facebook
WhatsApp
Telegram
Twitter
LinkedIn

Si te gustó, comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

También te podría interesar:

Translate »
Scroll al inicio